Yo estuve en el Conde de Godó

Creo que las palabras se me quedan cortas y nunca podré agradecerles lo suficiente a Mari y Salva el que me hayan permitido cumplir uno de mis sueños. Gracias a ellos, he podido pasar dos magníficos días en Barcelona disfrutando del Conde de Godó y deleitarme con el buen tenis, el tenis profesional en toda su dimensión.

Estar en la pista central del Godó de cuerpo presente es algo impresionante. No tiene nada que ver a cómo se ve en la televisión. El ambiente que se respira, con los jugadores en la pista machacando la bola, los aplausos cuando hay un gran punto, los uyyy! cuando alguna pelota va más allá de la línea, la emoción de vivirlo en directo… es sencillamente, alucinante.

DSC_0010


descarga (2)

Pasear por las instalaciones y encontrarte a Tomás Carbonell (mú majo el tipo), o a Verdasco a quien deseé suerte en su partido contra Gulbis, que terminó perdiendo, o hablar con Albert Montañés (también mú simpático), o que Granollers me firmara una gorra, es de lo mejor que me ha pasado.

descarga (1)

descarga (3)

descarga

Pero lo mejor sin duda, ver los partidos, con los grandes tenistas en pista. Pude disfrutar del partido entre Stepanek y Gulbis, Tommy Robredo y Marc López, Pablo Andújar, Tomic, Robin Hasse, y el mejor de todos, el partidazo de la jornada, Thomas Berdych y Nicolai Davidenko. Dos monstruos de la raqueta que nos deleitaron con un espectáculo tenístico impresionante. Cómo disfruté dios mío!!

DSC_0272

DSC_0264

DSC_0271

La única pena que tengo es haberme ido de allí sin haber podido disfrutar de un partido con Rafa Nadal, pero quién sabe el año que viene lo que puede suceder.

Gracias Mari y Salva, por abrirme las puertas de vuestra casa, por vuestra hospitalidad, amabilidad y haberme permitido disfrutar dos días del mejor tenis. He cumplido un gran sueño! Sirvan estas pequeñas palabras como agradecimiento hacia vosotros.

Nefer cumpliendo sueños y alucinando en el Conde de Godó.

Anuncios