Lo que no quiero y lo que quiero

No quiero más noches de pies helados, ni de suspiros solitarios.

Ya me cansé de esconder secretos y que solo sea mi almohada la que me escuche.

Me niego a dormir abrazada a mis recuerdos y acumular cicatrices en mi piel.

No quiero que mis abrazos queden sin respuesta, ni mis besos se marchiten esperando el calor de otros besos.

No soporto que las lágrimas quemen mis mejillas cada noche, ni que el frío se instale en mi corazón.

No quiero que mis sueños queden huérfanos esperando tener un dueño y mis sentimientos vaguen errantes sin consuelo.

No quiero despertar cada mañana en un desierto vacío de un sol que me de calor.

Quiero sentir el fuego de otro cuerpo sobre mi piel, y el rubor del amor en mis mejillas. Quiero que mis pies caminen sin sentir frío, y mis suspiros invoquen un nombre.

Quiero que mis besos florezcan al amparo de cálidos abrazos y mi sueños tengan dueño.

Quiero que en mi desierto nazca el vergel de la pasión y mis cicatrices desaparezcan entre las raíces de un nuevo amor.

Quiero que sosieguen el frío de mi corazón y sentir el ardor que provoca una mirada sincera.

Quiero que me quieran y querer libremente.

 

Nefer queriendo querer.

 

 

Anuncios