Yo soy de Sherlock

Bueno, esto es algo que ya he dicho otras veces y los que me conocen ya saben. Sufro de un trastorno obsesivo compulsivo que me lleva a volcar todas mis emociones de manera absolutamente obsesiva y frenética hacia aquello que en algún momento me llama la atención, me gusta, o me golpea causándome una tremenda impresión.

Las últimas semanas las vivo con la mente completamente absorbida por Sherlock, la serie británica de la BBC que me ha sorprendido muy gratamente.

No había leído nada de la obra de sir Conan Doyle, aunque han sido muchas las versiones cinematógraficas que había visto, la última la de mi adorado Roberto Downey Jr (aunque la segunda parte no la he visto aún) y que me encantó (todo hay que decirlo). Pero ha tenido que llegar la serie británica para despertar mi interés por este personaje y llevo ya dos libros leídos. Ni tengo que decir que si la serie me gusta, las historias del detective y su fiel compañero leídas en papel me fascinan.

De la serie me quedo por supuesto con la interpretación de Benedict Cumberbatch y Martin Freeman en los roles de detective y doctor Watson respectivamente. Simplemente, me encanta la personalidad tan extrema de Sherlock lo que hace que, sin ser un tío guapo, me resulte tremendamente atractivo físicamente (¿han visto hombre al que el traje le quede mejor? hasta ahora, yo no). Y Watson, con esa infinita paciencia y buen carácter, siempre dispuesto a ayudar… ya lo quisiera para mí como compañero de aventuras… y algo más.

Y la música. Esa música que no me puedo quitar de la cabeza, que no puedo dejar de tararear una y otra vez, que no puedo dejar de escuchar cada vez que enciendo el ordenador. Es que hace que me revuelva por dentro y se eleve mi espíritu hasta casi alcanzar el nirvana. Me gusta no, me encanta. Simplemente.

Dos temporadas de tres capítulos cada una, seis pequeñas obras de arte con detalles y guiños a las diversas aventuras de la obra impresa. Sólo queda un capítulo para que termine la segunda temporada y la incertidumbre de saber si habrá una tercera, si como en la obra de sir Conan Doyle, resucitarán al carismático personaje y podremos seguir gozando de sus aventuras. Sinceramente, así lo espero, porque si no, no sé si podré soportar vivir sin ver Sherlock.

Y es que no lo puedo evitar. Me muevo por obsesiones compulsivas.

Nefer sherlockobsesiva compulsiva.

Anuncios