Miradas fotográficas

Pasear con la cámara colgada al cuello me permite mirar el mundo a través de otra realidad. Las escenas, que a los ojos mortales pueden parecer cotidianas, cuando pasan por el filtro de mi objetivo, se inmortalizan y se convierten en un instante detenido en el tiempo.

Un beso para la eternidad

Una conversación animada en un momento de relax

Una pose no fingida

Un viaje compartido

Por eso, me gusta pasear con la cámara de fotos colgada al cuello. Porque me permite poder mirar el mundo sin ser vista.

Nefer mirando el mundo a través del objetivo.

Anuncios