No buscar es encontrar

Hace tiempo que dejé de buscar. Como el incansable movimiento del mar, la vida es un continuo vaivén de fotografías que van llegando y alejándose. Las que se tienen que quedar, se quedan, las que no, se van por donde nunca vinieron.

Hace tiempo que dejé de buscar. Sólo me limito a mirar, porque puede que mis ojos se tropiecen de pronto con algo inesperado. Y sentir que ha surgido. Como la emoción que te produce levantar la vista hacia el cielo y encontrarte con una estrella fugaz cruzando el firmamento. No la has buscado, simplemente, ha aparecido.

Hace tiempo que dejé de buscar. Ni siquiera me siento a esperar. Porque tengo la certeza de que la mejor fotografía surgirá en el momento propicio, cuando menos me lo espere, sin mayores pretensiones; mientras, me limito a estar y ya no siento la frustración de no encontrar lo que busco, lo que espero.

Porque es más fácil encontrar lo que no se busca que buscar lo que no se encuentra.

 

Nefer encontrando lo que no busca.

 

 

Anuncios