Dreaming London (I)

Un día soñé que viajaba a Londres.

En mi sueño recorría el Támesis en un barco desde donde podía ver la ciudad latiendo a ritmo acompasado, y paseaba por sus calles y mercados donde se mezclaba todo tipo de gente, sin importar su procedencia, credo y religión.

Pude recorrer velozmente la ciudad por un intrincado laberinto subterráneo llegando a los sitios más maravillosos que mis ojos pudieran ver.

El sueño mejoró cuando llegué a Wimbledon el día en que jugaba Rafa Nadal su partido de tercera ronda. Aunque llegué justo en el momento en que el partido se suspendía por la lluvia.

También soñé que pasaba el día descubriendo los más espectaculares rincones, atravesando puentes imposibles, donde el pasado y el presente caminaban hacia el futuro cogidos de la mano.

Di un paseo por la historia del mundo más antiguo donde me hice amiga de un dinosaurio y me adentré en fascinantes palacios donde se guardaban tesoros perdidos.

Me elevé hasta las alturas desde donde casi podía rozar el cielo con las manos y dominar el mundo que se extendía a mis pies. Mi visión se extendió hacia más allá de lo que podía imaginar.

Y hoy al despertar me he dado cuenta de que ese sueño se había hecho realidad.

Nefer descubriendo Londres

Anuncios