De viajes y otras catarsis

Viajar es el principio de un proceso de reconstrucción personal. Viajar significa purificarse. Dar por terminada una etapa y comenzar otra nueva.

Viajar es renacer, reencontrarte contigo misma y reconciliarte con tu otro yo. Viajar es cerrar puertas para abrir ventanas. Viajar es buscar la excusa perfecta para no pensar.

Viajar es cambiar la perspectiva, mirar otros horizontes, buscar, descubrir, conocer, admirar…

Viajar es darse cuenta de muchas cosas:

1. En Beauvais hace mucho frío, pero en Amiens más.

2. En Francia todo es de color verde.

3. Entrar en París escuchando Billie Jean es una sensación indescriptible.

4. La cara de idiota que se te queda cuando estás debajo de la Torre Eiffel justo en el momento en que la iluminan, no tiene precio.

5. Me encanta hacer fotos. Buscar, descubrir, enfocar e inmortalizar un momento, un lugar y crear un recuerdo al que poder acudir siempre que quieras.

6. Lo mucho que echo de menos a mi hermana y la mucha falta que me hace.

7. Nunca se sabe dónde puedes estar, qué puedes hacer o a quién puedes conocer. Por eso, cerrar los ojos al mundo para llorar por quien te ha demostrado con creces que no merece la pena, es la estupidez más grande en la que se puede perder el tiempo. Pero claro, de eso no te das cuenta hasta que ya no te quedan lágrimas que derramar.

Gracias Turi Turi y Damien por estos días que he pasado con vosotros. Gracias por las excursiones, los paseos, gracias por tus ricas comidas, tu acogedora casa, por esos momentos en la cama hablando y riendo, por tus locuras. Gracias Turi Turi por ser mi hermana. Gracias por ser como eres.

Te quiero mucho.

Nefer viajera.

Anuncios