No es una despedida

Sólo hay sombras en mi caminar.

Cuando encuentre la inspiración, esa luz en el camino que vista de seguridad mis pasos, la fortaleza que alimente mi trayecto, la estabilidad que dé serenidad a mi atormentada naturaleza…

Cuando encuentre la motivación necesaria para dar rienda suelta a mis pulsiones, cuando desaparezca de mi alma la rabia, la ira, el miedo, el dolor

Cuando no tenga que hacer el tedioso esfuerzo de olvidar y sea capaz de plasmarlo en una sola letra…

Cuando la tristeza y la soledad dejen de ser mi guía y mi compañera de viaje, entonces, y sólo entonces, mi corazón inerte latirá de nuevo, resurgiré de mis propias cenizas como el ave fénix y el silencio que cubre mis palabras, desaparecerá.

Y un nuevo amanecer, radiante y luminoso, se dibujará en mi horizonte.

Porque hay que morir para nacer de nuevo.

Anuncios