Siempre nos quedará París

Tarde de estío, transeúntes que van y vienen, compañeros fugaces de mesa, sonidos metálicos de conversaciones ajenas se cuelan entre efímeros pensamientos, prisas detenidas en el tiempo, y un sorbo al café ya frío mientras una palabra corta el aire en un suspiro: París.

Anuncios