>In Memoriam II: Sueños rotos

>Nota del autor: doce días después de la muerte de Michael Jackson, hoy por fin se celebra su funeral; éste es el tercer post de luto dedicado al más grande artista de todos los tiempos. Descansa en paz… Siempre Michael.

¡Qué cerca estaba de alcanzar mi sueño! Después de años de rumores, de idas y venidas al mundo musical, de discos que nunca salían a la venta, de giras que nunca se materializaban, al fin se producía la tan esperada vuelta a los escenarios, tras más de diez años sin pisar uno, del Rey del Pop.

Sería un gran espectáculo, que supondría la redención de un artista vapuleado en exceso por una vida llena dé éxito que no supo sobrellevar.

Y yo estaría allí. Viente años de fiel fan por fin habían dado su fruto. Mi momento había llegado; sólo faltaban dos meses para vivir en directo el momento más intenso, vibrante, emocionante, sobrecogedor, palpitante y alucinante de toda mi vida, el que llevaba esperando desde que tenía nueve años, el que llevaba esperando desde el momento en que cayó en mis manos mi primer disco y lo escuchaba en mi radiocassette mientras imitaba sus movimientos delante del espejo.

Ya me veía, con mi camiseta con su figura estampada, mis dedos vendados como se los vendaba él, imitando sus gestos, sus bailes, cantando sus canciones mientras hacía cola para entrar al estadio del O2 Arena de Londres.

Allí dentro el espectáculo debía ser sobrecogedor; un escenario increíble, luces y sonido preparados para la aparición del más grande artista de todos los tiempos; y yo debía estar allí gritando, con el corazón saltando sobre mi pecho en cuanto sonaran los primeros acordes de Billie Jean, o Thriller, Bad, Smooth Criminal, Dirty Diana, Heal the World, Black or White, Earth Song y tantas y tantas canciones que han sido la banda sonora de mi vida durante tanto tiempo.

No podría describir la sensación que me produciría ver ese momento desde mi asiento, en la primera grada (después de lo que me costó conseguirlas, tenía unas entradas cojonudas), muy cerca del escenario, tan cerca de mi ídolo…

Sería una experiencia única, que recordaría a lo largo de mi vida una y otra vez; debía ser el mejor momento de mi vida, una experiencia casi mística, mi sueño por fin hecho realidad.

Pero el sueño se convirtió en pesadilla el pasado 25 de Junio cuando Michael murió; mis ilusiones se desvanecieron en el aire como un castillo de naipes. Nunca más tendré la oportunidad de vivir un momento irrepetible, y sin embargo, siempre me quedará esa pena por no haber tenido la oportunidad de verlo en directo, sobre un escenario.

Me quedarán sus canciones, sus vídeos, su baile, su voz, por supuesto, pero también la extraña sensación de que esta vez estuve más cerca que nunca de lograrlo… como anunciaba el propio, y tal vez un tanto premonitorio, nombre de su gira, THIS IS IT!… Esto es todo… Siempre Michael.


Últimos ensayos de la gira de MJ dos días antes de su muerte

Nefer Jackson forever Michael

Anuncios