>Wimbledon sin Nadal

>Nota del autor: Tenía otra entrada programada para hoy, pero la actualidad manda, así que la he reservado para otro día, y aunque me arriesgo a que este post no tenga ningún comentario, porque ya sé que no sois muy de tenis, no podía dejar de ponerla.

Hoy lunes comienza Wimbledon, pero este año el torneo más prestigioso y con más solera del circuito, no será lo mismo.

En mi memoria guardo los momentos más angustiosos pero a la vez más maravillosos que he vivido como aficionada al tenis que soy desde mi más tierna infancia.

7 de Julio de 2008. Eran más de las diez de la noche cuando, después de más de cinco horas de partido intermitente por culpa de los parones por la lluvia, Roger Federer estrellaba la bola en la red en el último punto del tie break de un quinto set agónico. Rafa Nadal se tira al suelo y mi hermana y yo estallamos en un grito. Nadal había logrado una hazaña épica: ganar ante el mejor jugador de la historia, 40 años después de que lo lograra Santana, el torneo londinense, erigiéndose en la Catedral del tenis, en el nuevo rey de la hierba.


Este año esa imagen no se volverá a repetir. Nadal anunció el pasado viernes en rueda de prensa que renuncia al torneo londinense por lesión: unas tendinitis en las rodillas que se han ido agravando por el esfuerzo realizado esta temporada.

Lleva meses jugando con dolor y sin embargo ha logrado ganar torneos importantes como el Open de Australia (convirtiéndose en el primer español en conseguirlo, y que hizo arrancar lágrimas a Federer). Su derrota en la final de Madrid y la caída en las primeras rondas en el Roland Garros han hecho saltar las alarmas y lo peor se ha confirmado: Rafa no estaba al cien por cien, ni física ni mentalmente, y así no se puede jugar ni defender ningún título.


¿Decepción? toda la del mundo, pero por otro lado siento un gran alivio, porque creo que hubiera sido mucho más frustrante verlo perder a las primeras de cambio, como ya pasó en el torneo parisino.

Mucho se está hablando por los foros de la caída de Nadal… ¿Ha llegado ya a su límite? ¿Es este el comienzo de su declive? ¿Ya ha ganado todo lo que tenía que ganar? Quiero confiar en que no, en que esto es sólo un parón; es verdad que el juego explosivo y físico de Rafa le produce un gran desgaste, pero sólo tiene 23 años y según su equipo médico, la tendinitis no es crónica, por lo que todavía le queda una gran carrera deportiva por delante. De la lesión se recuperará y podrá volver a comerse las pistas.

Federer tiene una oportunidad de oro para conseguir de nuevo el número uno, aunque para eso tiene que ganar el torneo y todavía está por ver, porque este año toda la presión la tiene el suizo; no me importa que lo lograra, auque no voy a negar que me da coraje, pero la temporada no ha terminado todavía y confío en la recuperación de Rafa y en que vuelva a estar al cien por cien para darlo todo en la pista y hacernos disfrutar como lo ha hecho hasta ahora.

Desde luego, este año Wimbledon no será lo mismo sin Rafa, no tendrá tanta emoción, pero es que repetir hazañas como la del año pasado es muy difícil… aunque no imposible; el Open de Estados Unidos está a la vuelta de la esquina y ¿quién sabe lo que puede pasar?… vamos Rafa!


Nefer Nadala pelín decepcionada porque Rafa no juega Wimbledon.

Anuncios