>Cambio de rumbo

>Se acabó. El 2008 llega a su fin y con él termina una etapa de mi vida que no se ha caracterizado precisamente por ser maravillosa.

A partir de enero, esta que escribe, suscribe y a ratos cambia de rumbo, va a tomar las riendas de su vida y va a dar un giro de 360 grados… así, porque yo lo valgo.

Ya lo tengo todo casi listo; ha sido una decisión larga e intensamente meditada. Han sido varios meses de reuniones, de ir y venir, de largas y profundas conversaciones telefónicas, de guardar el secreto hasta el último momento, porque no quería desvelar nada hasta que todo estuviera atado y bien atado. Y mira que me ha costado mantenerme callada.

Ahora puedo contarlo y quiero compartirlo con vosotros.

Me voy. Me voy de mi casa, me voy de Santa Fé, me voy de Granada.

Por supuesto el Recreo cierra… con toda la pena de mi corazón, pero al sitio que voy no podré llevarlo conmigo. Pero me marcho con el inmenso recuerdo de los momentos y la gente tan estupenda que he conocido; sin duda, lo mejor de este año. Os echaré de menos. Pero rezaré cada día por vosotros desde mi nuevo destino: el convento de las franciscanas clarisas descalzas en Los Infiernos, Murcia (espero no coger ningún resfriado por aquello de ir descalza, con el frío que hace en los conventos).

Ya lo tengo todo listo: he realizado mis votos, he confesado mis pecadillos y me he despojado de mis bienes materiales; también he ido a retocar mi tatu; ahora, en lugar de mis iniciales, luzco en mi hombro el anagrama de Cristo en caracteres góticos.

Y os preguntaréis: ¿Has recibido la llamada de dios? pues no, ni siquiera me ha mandado un sms. ¿Has descubierto la fe? pues tampoco, que no ando yo a lo Indiana Jones buscando feses perdidas.

¿Entonces? Pues teniendo en cuenta mi precaria situación laboral y personal, creo que esta es la opción más adecuada, visto además la edad que tengo… ya que me quedo pa vestir santos, los visto de verdad. Lo de la castidad no supondrá ningún problema, máxime cuando una es autosuficiente; lo de rezar tampoco, pues últimamente le he rezado mucho a Fray Leopoldo, el cual ha pasado soberanamente de mí, pero no se lo tendré en cuenta ahora que formaré parte de la comunidad, para que no haya malos rollos, que no quiero yo que me hagan el vacío; y lo de vivir enclaustrada menos, que llevo así desde que se inventó el maravilloso mundo de internet.


Creo que lo que más trabajo me va a costar va a ser lo de la vida austera, una que es materialista al cien por cien… qué haré yo sin mi tele plana de plasma de 40 pulgadas donde veo mis partidos de tenis de Rafa Nadal, mi dvd grabador, mi cámara digital de 14 megapixel y pantalla retráctil, mi móvil 3G, mi ordenador portátil y no portátil con sus blogs, su messenger, su facebook, su tuenti y su google, mi Ipod con capacidad para 2500 canciones con los discos de mi MJ, mi MJ…

Pero ya no puedo echarme atrás; lo tengo todo listo. La madre superiora del convento, sor Expiación, me dio el kit de la monja novicia: un pequeño petate con lo que serán mis pertenencias a partir de ahora: un misal de mano lleno de salmos y oraciones, un rosario de madera, un crucifijo, una bolsita con incienso, una corona de espinas y cuatro clavos, una reliquia de San Crispín de Viterbo, un póster de Jesús del Sagrado Corazón para adornar mi celda, un cilicio y el hábito y la cofia de monja.

También he cambiado mi nombre, y a partir de ahora seré la hermana sor María de la Crucifixión.

Ya no tendré que preocuparme de sacarme las opos, de lidiar con niños rebeldes, sólo viviré dedicada a estudiar la Biblia, a hacer dulces conventuales y a rezar… qué tranquilidad, qué paz! Una vida de recogimiento y meditación, en silencio, todo el día cantando gregoriano… mi cutis no tendrá arrugas, no me saldrán manchas por los rayos solares, no tendré que preocuparme de tener perfectamente depiladas las piernas y las ingles y podré ir en plan comando, mis nervios se calmarán y adoptaré un tono sosegado y tranquilizador… y lo mejor de todo, tendré enchufe con la Virgen María.

Os echaré de menos, pero estaréis presente en mis oraciones cada día.

Nefer a dios rogando y con el mazo dando.
Anuncios