>Ensaladera española con salsa argentina

>

Hombres de poca fe; aquellos que creíais que España estaba abocada al fracaso más estrepitoso en las Malvinas porque no se podía contar con Rafa Nadal… menos mal que yo siempre tuve la esperanza de que podíamos conseguirlo… y vaya si lo conseguimos!

No lo niego; Argentina partía como favorita. Tenía la ventaja de jugar en casa, con un público entregado, sin nuestro número uno y con dos de los jugadores más en forma del momento a final de la temporada: Nalbandián y la gran esperanza de la pampa, Del Potro.

Nalbandián no falló, pero Del Potro se desinfló; no había más que ver la mediocre actuación que tuvo en Shangai, por donde pasó con más pena que gloria, sin ganar ni uno de sus partidos. ¿Quién se baja ahora los calzones, querido potrillo? La responsabilidad para Acasuso que no pudo soportar la presión y terminó llorando y pidiendo perdón a la afición… se siente chico, unas veces se gana, y otras, como ayer, se pierde.

Aún sin Rafa Nadal, nuestro equipo era superior, incluso en una pista que no se adecúa lo suficiente a las características de nuestros tenistas, más hechos al polvo de ladrillo; pero por suerte, contábamos con dos zurdos especialistas en pistas rápidas como Feli López y Fer Verdasco. Aunque no han sido ellos los únicos en ganar esta ensaladera; ha sido un trabajo de equipo, puntos ganados en cada eliminatoria por cada uno de ellos; los puntos tan importantes de Ferrer y Nadal en la semifinal ante EE.UU y sobre todo los tres puntos ganados ayer en Argentina.

La tercera ensaladera para España, después de la de 2000 en Barcelona y 2004 en Sevilla; la primera ganada fuera de casa. Porque el último partido fue vibrante y emocionante. Porque nos lo merecíamos. Porque no nos hacen falta Nadales (aunque lo echemos de menos) para demostrar que España, en tenis y cualquier otro deporte, está en la élite. Porque podemos. Porque lo valemos.

Nefer davisiana

(Si te perdiste el estupendo artículo del Proyecto Florens de Jesús Lens sobre Rafa Nadal, pincha aquí: 1ª parte y 2ª parte).

Anuncios