>No quedan días de verano

>Ya lo canta Amaral, y es que “el viento se los llevó”… vale, que ya sé que el verano no termina oficialmente hasta el 22 de septiembre, pero no os habéis dando cuenta de que es terminar agosto y parece que cambia el tiempo, refresca, vienen nubes, las tardes ya se van haciendo más cortas, es como si supiera que ya han acabo las vacaciones, vuelven los atascos, los jaleos, la actividad, la ciudad se despierta del letargo veraniego y volvemos a la frenética rutina diaria…

Hoy 31 de agosto se cierra una etapa, un ciclo de dos meses; para mí, mañana 1 de septiembre comienza un nuevo año que terminará en junio (es que todavía me rijo por el calendario escolar), con muchos proyectos (hacer cursos, sacarme el carnet de conducir, seguir estudiando, escribir algún artículo, buscarme un maromo que me saque de mi cuarto y me de alguna alegría al cuerpo de vez en cuando…).

Además comenzaré a leer libros y más libros para llevar a cabo la iniciativa de “Liblogs” de Jesús Lens (me pido el mes de marzo, por cierto), y en los próximos meses asistiré (espero) a la entrega de premios del concurso de relatos de Ideal al que me hace una ilusión tremenda ir (a ver si pa esas fechas ya me ha salido un churry que me sirva de acompañante, y no tener que ir sola o con mi papi).
Y el verano se acaba con los acontecimientos de los últimos días:

Por un lado, la boda de mi mejor amigo (en la infancia) que terminó resultando un auténtico coñazo (la misa se hizo larguísima con tanto cántico, el sermón del cura fue de lo más surrealista hablando de los cuernos que Sara le ponía a Abraham con no se qué rey -da la casualidad de que la novia se llamaba Sara-, se le olvidó dar la paz…); en fin, que entre pitos y flautas salimos de la iglesia a las 10 de la noche y entre que esperábamos a los novios y demás empezamos a cenar al filo de la medianoche, que teníamos los estomágos vueltos del revés y los pies destrozaos de tanto esperar de pie.

Ya se que había petición popular de que pusiera fotos del evento pero lo siento señores, esta que escribe, suscribe y a ratos asiste a bodorrios, ha salido horrorosa… cágate, 20 eurazos de peluquería para luego llegar a la iglesia y darte cuenta de que vas peinada como la mayoría de las féminas que asisten al ilustre acontecimiento (sí, sí ilustre, que entre los invitados se encontraba el alcalde de mi pueblo), y tanto maquillaje y tanta parafernalia de vestidos largos que son de lo más incómodo y tacones que te matan los pies (si es que donde se pongan unos vaqueros, una camiseta de algodón y unas zapas…) y bolsitos en los que no cabe ni un paquete de pañuelos pero donde te las apañas para meter los susodichos, un espejito, el brillo de labios para los retoques, chicles, el abanico, la funda de la cámara, las gafas de sol y hasta una compresa y/o/u tampón (por si acaso) para terminar saliendo espantosa en las fotos… en fin… la cámara que no capta mi belleza natural.

Por otro lado, hoy terminan también las fiestas patronales de mi pueblo.. perdón, quería decir las cutre-fiestas de Santafffff!!, porque vaya coñazo; tendría que haber aprovechado la boda para echarme un bailecito con el alcalde y haberlo puesto a parir entre paso y paso, que vaya programa de fiestas insulso.

Y después de dos días sin mirar el correo, sin pasar por el Recreo me encuentro con que tengo la bandeja llena de mensajes, las entradas llenas de comentarios, la blogosfera llena de nuevas e interesantes cosillas (solo le he echado un vistazo rápido a todo) y no doy abasto a leer, escribir comentar, responder…. (poco a poco).

Y mañana 1 de septiembre, estrenamos mes y estreno esos nuevos proyectos con el curso de inglés, al que tengo tantas de ganas de ir como de hacerme la depilacion en las ingles (osea, ninguna)… y es que me da una pereza tremenda madrugar y echar la vida en los buses con la dichosas, puteantes y desquiciantes obras, aunque mirándolo por el lado bueno, estaré un mes entretenida fuera de mi casa, que después de dos meses de vacances todos juntos y revueltos en el mismo espacio vital, los ánimos están un poco cargados; hace falta que alguien se independice ya (y que no me mire nadie, que no será por falta de ganas).

Y termino como empiezo el post… cantando… bueno, mejor que cante Amaral que lo hace mejor que yo… pues eso, que no quedan días de verano.

Nefer de septiembre

Anuncios