>That’s English

>

Que una no es muy ducha en los idiomas anglosajones, no es ninguna novedad. 20, 20 años llevo estudiando inglés (que se dice pronto). 20 años de clases particulares, cursillos intensivos, academias sacacuartos… y ni papa de inglés. Eso sí, en mi currículu reluce, en el apartado de “Idiomas” un estupendo “nivel medio de inglés”, por si cuela.

Recuerdo cuando empecé a estudiar en el cole, con 7 tiernos añitos (ahora los niños son más precoces y comienzan con 3) como segunda lengua el inglés; mi madre me apuntó a clases extraescolares para ser una “adelantada” de la clase. No se me daba mal, los números (one, two, three, four…), los colores (red, green, white, blue…), objetos (table, pencil, windows, dog…) y hasta me atrevía con alguna frasecilla (“ My name is Maricruz”, I live in Santa Fe”, “I have a red pencil“).

Durante mis años de estudiante siempre he sacado buenas notas en esta asignatura (nunca he bajado de notable).

Pero no nos engañemos; aunque mis notas hayan sido siempre buenas, por lo general he sido una negada con el inglés. Cuando escucho alguna canción en este idioma (que por lo general son todas), no pillo ni papa, si acaso alguna frase suelta, aquellas que ya tengo muy manidas porque se repiten más que el ajo, tipo “I love you so much”, “move your body baby”, “every day I’m thinking of you“… y cosas así. Pero generalmente me las suelo aprender fonéticamente sin tener ni pajolera idea de lo que dicen (“Biliyin is nat mai lover, chi yas a gerl jum cleimsdat aim de uan…”).

Y no digamos ya si tengo que hablarlo! (“Exqüismi… eemmm… cul yu givmi… emm… tu barel of güater?… zankiu”).

Siempre estoy diciendo que quiero aprender a hablar inglés y me apunto a montones de cursos y academias que termino dejando; hace unos años me apunté, animada por mi mejor amiga, a “Opening”, no duré ni un mes, pues cerraron y me quedé con un palmo de narices.

Cuando tenía 15 años me compré el curso “That’s English”; no pasé del primer fascículo.

El año pasado me apunté a una academia de mi pueblo, con un profesor nativo; no duré ni tres meses.

Y es que me desmotivo un montón cuando me hablan en inglés y se me queda cara de “ein?” (qué coño ha dicho?). Y es que el inglés es mu complicao, porque si una palabra, digamos por ejemplo “hierro” se escribe “iron” pero se pronuncia (fonéticamente) “aion” pues ya la hemos cagao… así cómo coño prentenden que yo aprenda inglés!!? Si es que se complican mucho la vida estos ingleses, que con una palabra quieren decir mil cosas.

El caso es que mis padres no hacen más que decirme que saber inglés te abre muchas puertas (están de un pesao que aburre) y para no oírlos más y teniendo en cuenta que no tengo nada mejor que hacer (al menos de momento), hoy me he apuntado a un cursillo intensivo de un mes! (atención! un mes! lo que no he aprendido en 20 años lo voy a hacer en un mes… los milagros existen? pues van listos!!) por el Centro de Lenguas Modernas a ver si se me pega algo.

300 euros del ala me ha costado (bueno, le ha costado a mis padres, que yo ando de lo más pobre), así que ya puedo ir aprendiendo algo porque como no sea así me va a estar doliendo la “ramona” todo el año por hacer que mis padres tiren el dinero de esa manera, por no hablar de los sermones que me pueden caer.

Pero todo sea por mi formación académica y porque se me abran muchas puertas (pero que luego no me den en las narices cuando diga de pasar), y si pongo que tengo nivel medio de inglés en mi currículo, al menos que sea verdad.

El 1 de septiembre tengo una prueba de nivel y el 2 comienzan las clases… no es que me haga mucha ilusión, pero quien sabe, a lo mejor salgo hablando un inglés británico de la ostia (con perdón)…y en un mes! Puede que después de todo, los milagros sí existan.

Y si no, siempre me quedará probar con el “superinfalible” Método de las mil palabras del Profesor Maurer.


Nefer speaking english.

Anuncios